Los 8 peores enemigos de la productividad de tu negocio

Los 8 peores enemigos de la productividad de tu negocioExisten una serie de factores que inciden negativamente en la productividad de tu negocio haciéndote perder el foco y la perspectiva de esas tareas que debes realizar para garantizar que todas las acciones que realizas van en la buena dirección.

En nuestra vida cotidiana estamos bastante mediatizados por todas esas pequeñas cosas que nos distraen y nos hacen perder tanto tiempo en la elaboración de nuestras tareas.

La buena noticia es que es posible eliminar estas distracciones de tu vida o en el peor de los casos limitar la incidencia de estos factores en tu productividad.

El tiempo es sin duda uno de los  activos mas valiosos con el que contamos, por ello es preciso administralo de la forma correcta.

En ocasiones uno se pregunta como es posible que personas que dedican menos tiempo a la ejecución de las tareas de su negocio, son mas productivas que otras personas que se pasan el día en su negocio hasta el punto de ser esclavos de su actividad empresarial.

En gran parte la causa de este “fenómeno”, es que hay personas que saben como administrar su tiempo, mientras que otras se distraen con frecuencia perdiendo la perspectiva del objetivo final que pretenden conseguir.

Este último grupo de personas dedican mas tiempo a sus negocios, pero ese tiempo es mucho menos productivo.

En este artículo te voy a presentar  a los enemigos mas temibles para  tu productividad, conocer quienes son  te ayudará a detectarlos y a limitar o anular su impacto sobre tu productividad.

Este vídeo

Primer enemigo de la productividad: No tener las metas definidas

No son pocas las personas, sobre todo en el caso de los emprendedores o las personas que trabajan por cuenta propia, que se levantan sin una perspectiva clara de las tareas que deben realizar a lo largo de la jornada, esto es muy perjudicial porque te desenfoca totalmente de los objetivos que pretendes alcanzar en tu negocio.

Es importante saber que vas a hacer y cuales van a ser tus metas para el día, para la semana, para el mes y para el año, esto te da una perspectiva y un enfoque en el que cada día y en cada momento estás realizando una serie de acciones con un propósito, con un objetivo.

Si te levantas sin una perspectiva clara y lo dejas todo a la improvisación, solo generas caos a tu alrededor, es necesario que tengas un plan y que cuentes con una estrategia que te permita hacerlo posible, por eso tienes que tener una claridad sobre lo que vas a hacer.

Además esta falta de claridad te lleva a hacer tareas poco eficaces que no tenían el beneficio, la importancia o la urgencia necesaria en ese momento.

Segundo enemigo de la productividad: Ser desorganizado

Segundo enemigo de la productividad Ser desorganizadoLa desorganización es sin duda uno de los enemigos mas peligrosos de la productividad, las personas desorganizadas son poco eficientes, ya que carecen de estrategias ni de planes para la ejecución de sus tareas, esto les lleva a actuar todo el día “como pollo sin cabeza”.

La desorganización es un excelente ladrón de nuestro tiempo, actúa con persistencia todos y cada uno de los días, lo peor de todo es que muchas personas no hacen nada para limitar sus efectos.

Perdemos cosas continuamente, olvidamos la cita que teníamos programada y somos víctimas de estrés por una conducta que nosotros mismos estamos provocando.

El impacto de este factor sobre la productividad es realmente grande, aunque lo cierto es que es bastante fácil de solucionar.

Si eres desorganizado aprende a ser metódico, coloca el móvil y las llaves de tu casa o te tu vehículo en el mismo lugar, lo mismo con el móvil.

En relación a las citas y a las tareas diarias que tengas que realizar, cuenta siempre con una agenda en la que anotes hasta el mas mínimo detalle de lo que vayas a hacer al día siguiente.

Tercer enemigo de la productividad: Las interrupciones

Este es otro enemigo de tu productividad cuya influencia negativa parece no tener a priori demasiada trascendencia, sin embargo si no se tiene bajo control, puede llegar a ser muy perjudicial.

Esa llamada que te tiene al teléfono mas tiempo del necesario, ese amigo que siempre contacta en el momento menos indicado, las llamadas domésticas, todas estas interrupciones si son habituales pueden ser un verdadero obstáculo para tu productividad.

Por lo tanto, consejo especial para emprendedores, cuando vayas a hacer algo que exija tu concentración, apaga el celular, cierra la puerta y evita cualquier tipo de distracción que te impida la ejecución de tus tareas.

Hay un dato muy relevante, si estas realizando una tarea y eres interrumpido durante su ejecución, volver al punto de concentración en el que lo dejaste, puede llevarte entre 10 y 15 minutos, ¡imagínate cuento tiempo pierdes si te interrumpen constantemente!.

Cuarto enemigo de la productividad: Correo electrónico y redes sociales

Mucho cuidado con estos auténticos “vampiros de la productividad”, en la actualidad se trata seguramente de los dos elementos que mas retrasan, dificultan e interrumpen la ejecución de esas tareas que son imprescindibles para el buen funcionamiento y el desarrollo de tu negocio.

Ambos deben tomarse muy en serio, porque si no se tiene un control sobre ellos, pueden llegar a convertirse no solo en una fuente habitual de distracciones sino en una verdadera adicción.

¿Por que incido tanto en el peligro del correo electrónico y las redes sociales sobre la productividad? La respuesta es sencilla, hace unos años estos elementos no eran un peligro en este sentido, ya que  hasta que no llegabas a tu casa y te conectabas no tenías acceso a Internet, pero ahora tienes ese acceso a tu disposición en todo momento gracias a los celulares de última generación.

Las revisiones continuas de los correos y las redes, pueden quitarte mucho tiempo, un tiempo muy improductivo que te puede atrapar horas y horas, alejándote de las cosas que tienes que hacer, por eso revisa los correos  a unas horas muy determinadas y destina los horarios menos productivos a mirar las redes social con fines lúdicos.

Quinto enemigo de la productividad: No saber decir no

Esto nos ha sucedido e a todos en algún momento, el ser invitado  a un determinado evento y decir si por compromiso aunque sabemos a ciencia cierta que el acudir va a impedir que podamos cumplir con nuestra agenda.

El comprometernos continuamente a cosas a las que sabemos deberíamos decir que no porque sabemos que nos va a restar mucho tiempo que deberíamos destinar a nuestro negocio, puede ser muy perjudicial y estresante, haciendo que se despierte un sentimiento de culpa, afloran pensamientos como “que estoy haciendo aquí”, “deberá haber rechazado la invitación”, con lo que mentalmente no se está ni en un sitio ni en el otro.

Por tanto es preferible decir que no en su momento a hacer las cosas mal, acudir a compromisos que coinciden con las tareas programadas para tu negocio, disminuye la productividad del trabajo necesario para hacer crecer tu empresa, por tanto es bueno que establezcas cuales son tus prioridades.

Si dices “discúlpame pero hoy  no tengo tiempo” te van a entender, es peor acudir al compromiso con desgana y con cara de “no debería estar aquí”.

Sexto enemigo de la productividad: El teléfono

Es importante controlar el uso del teléfono, obviamente se trata de una herramienta imprescindible para el trabajo, pero debe usarse con inteligencia.

A veces es preferible no contestar llamadas intrascendentes cuando uno está ocupado, a estar colgado del teléfono cuando deberías estar destinando el tiempo a otras cosas mas importantes.

En definitiva en relación a las llamadas, hay que atender y hacer las que son urgentes o importantes, sin embargo si te llama un amigo, siempre puedes atenderlo en otro momento si estas realizando tareas y trabajos importantes para tu negocio.

Esto debe ser así porque como ya he dicho, ser interrumpido cuando estas realizando una tarea, te hace perder la concentración y necesitas unos minutos para poder recobrarla y realizar esa tarea a pleno rendimiento.

Sexto enemigo de la productividad el teléfono

Séptimo enemigo de la productividad: Las reuniones

Aunque las reuniones son necesarias, en ocasiones se realizan demasiadas y duran demasiado tiempo, es preciso  que las organices de antemano y no te conviertas en “un adicto a las reuniones”,

Tienes que saber que tu reunión, es a tal hora,  tal día y que se va a tratar tal tema, ya que si no hay una agenda y no están definidas, las reuniones tienden a extenderse demasiado, es importante que te reúnas con tu equipo pero no te debes exceder en el número de reuniones, ya que lejos de mejorar tu negocio, disminuirás tu productividad empresarial.

Octavo enemigo de la productividad: Falta de puntualidad

Este enemigo de la productividad es un “pariente cercano” del anterior y es igualmente dañino, todos hemos experimentado en algún momento lo molesto que resulta tener que esperar a una persona que no se ha presentado a la hora señalada en una reunión que ha sido programada previamente.

Ser puntual es algo que todos debemos practicar, tanto para respetar el   tiempo propio, como por respetar el tiempo de los demás.

Debes evitar a las personas que no son puntuales, porque disminuyen tu productividad, debido a que si tienes programada una reunión y tienes que aplazar su comienzo porque la persona no está, eres tu quien también termina siendo impuntual.

Dejar un Comentario